No otro comentario más sobre el “Dr. Soto”

No otro comentario más sobre el “Dr. Soto”

Esta semana han causado un revuelo enorme (y merecido) las afirmaciones del médico Ricardo Soto. Invitado permanente del matinal chileno Bienvenidos de Canal 13, ha ganado su séquito de seguidores por su simpatía y buena facha (además de decir lo que la gente quiere escuchar). Sin embargo, pareciera haber cruzado un límite -incluso para él- al afirmar que el cáncer sería consecuencia del odio reprimido de una persona.

Más de un centenar de denuncias en el Consejo Nacional de Televisión, miles de comentarios en redes sociales y varias columnas en periódicos nacionales después, aún no vemos consecuencias reales que sienten un precedente para que este tipo de situaciones no se vuelvan a repetir.

Entonces, ya con tantas críticas al doctor y habiendo sido desacreditada la -obvia- inexistencia de relación causal entre el odio y el cáncer (como pueden ver en este artículo de Etilmercurio) ¿Qué podría quedar por comentar? pues veamos (no sin antes recomendarles escuchar la conversación que tuvimos sobre este tema en el último episodio de El poder de la duda, el Podcast de la Asociación Escéptica de Chile).

doctor-soto-820x500

Hemos centrado la discusión en dos extremos de un espectro, pero nos está faltando una pieza clave. Gastamos demasiado tiempo (y energía) en, ya sea desacreditar las tonteras que dice el pseudo-médico, o en criticar a los medios de comunicación de una forma -quizás- demasiado general y poco tangible.

Lamentablemente, centrarse en el individuo o -peor aún- en sus dichos específicos con suerte lo dejará en vergüenza frente a la porción más educada de lectores, personas que, para empezar, están probablemente lejos de dejarse llevar por tales ridículos postulados (además parece que, si hablamos de vergüenza, el hombre tiene bastante poca). En el mejor de los casos el canal podría sacarlo del aire para evitar más problemas, lo cual no es nada seguro de ocurrir ya que, lo que más le ha traído la controversia al programa, es rating, y en el milagroso caso de que se diera, más temprano que tarde llegará otro a su reemplazo (cosa que no creo le preocupe demasiado a Soto, quien ya tiene todas sus horas copadas hasta el segundo semestre).

Por otra parte, las discusiones intelectuales que solemos tener sobre la responsabilidad de los medios tienen poco efecto en el mundo real, uno que está dirigido por el libre mercado y en donde sigue siendo más lucrativo simplemente entregarle a la gente lo que quiere, por mucho daño que esto le pueda causar. De seguro la multa que podrían llegar a pagar (en caso de que una denuncia fructificara), no es nada en comparación con el aumento en dividendos por advertisement que tendrán estas semanas. No hay publicidad mala dicen.

Tampoco esas discusiones llegarán a importarle a parlamentarios, quienes son de los pocos con potestad de tomar cartas en el asunto y legislar un tema tan delicado como el libertinaje mediático y sus consecuencias en la salud pública. No, al menos, mientras estos políticos sigan tan analfabetos científicos como hasta ahora.

e989ba_impuesta-de-manos

Estaba en esta congoja de ver cómo ni apuntar al individuo, ni hacerlo a una responsabilidad ética teórica de los medios, pareciera tener el potencial de un efecto duradero, cuando leí una frase que me dejó frío:

 Canal 13 en todos sus programas mantiene una línea editorial clara y responsable En el caso de Bienvenidos, hemos renovado la presentación de temas médicos en pantalla enfocándonos en problemas cotidianos y soluciones para las personas en el ritmo actual de vida. Especialistas como el doctor Soto tienen un enfoque de la medicina que aún es novedoso en nuestra cultura, y que recoge conocimientos y experiencias de otras vertientes. Los facultativos de la salud en el matinal presentan sus posturas, sus estudios, y las vivencias que tienen en base al ejercicio de su actividad. El diálogo de nuestros animadores y del público con ellos busca mantener siempre la claridad de que en medicina los temas tienen diversos enfoques

“Dimos en el clavo de una necesidad de humanizar la medicina, porque está bien tomar los remedios, pero hay una dimensión más allá, más profunda

Pablo Manríquez, director de Bienvenidos

Curiosamente, el único sujeto que no ha sido tocado en toda esta discusión es el mando intermedio del canal de televisión. Y no podía habernos hecho el favor de dejar más en claro el problema.

Pablo parece tener una visión clara (y bastante crítica) de la medicina convencional. Esto podría ser una problemática legítima si hablamos de cómo es necesario re-humanizar la práctica de la medicina (y así lo estatifiqué en un post anterior), pero el salto equívoco es traspasar el problema de la práctica médica a la medicina en su totalidad. Hacer esto es confundir al médico con el cuerpo del conocimiento, es confundir la evidencia científica con el personaje que interactúa y transforma esa teoría en una práctica.

Creo que es ese el punto central al que debemos dedicar todo nuestro esfuerzo, hacer entender que podemos tener una medicina más humana fundamentada en la ciencia que la respalde. Porque es esa crítica la que da nacimiento a todas estas prácticas alternativas pseudo-terapéuticas, así también a otras como el movimiento anti-vacunas.

e38dad82794cb1cb5cb81d486849d39e80002e1bbbb5d7708a562bfaed1b3706.jpg

Claro, aquí evidentemente hay un desconocimiento profundo del método científico al afirmar que los facultativos presentan “sus estudios”, no sólo parece no entender bien que es un estudio, menos aún los requisitos mínimos para que uno sea considerado moderadamente serio. Pero tenemos que apuntar a ese punto mucho más banal, porque forma parte del cimiento fundamental de toda la línea de pensamiento que lleva a la creencia en estas pseudociencias. La medicina NO tiene diversos enfoques, no al menos en la forma en que Pablo cree. El concepto mismo de medicina “alternativa” es absurdo. Las cosas o funcionan o no, o colaboran con la cura de la patología o no lo hacen, los mismos pseudo-terapeutas se han acuñado ese apellido diferenciador para escapar de la realidad: simplemente no son medicina.

El resto de análisis planteados en distintos medios son totalmente ciertos y bien fundamentados, pero creo que si redirigimos nuestras energías en ese pequeño error de razonamiento, podemos cortar el eslabón que sostiene toda esta cadena sin sentido. Y bueno, paralelamente no luchar por una multa más, sino solicitar amablemente que Pablo Manríquez sea destituido de su cargo, reemplazado por alguien para quien “una línea editorial clara y responsable” sea algo más que palabras vacías.

Individualistas tendiendo a lo salvaje: Lo bonito del último atentado

Individualistas tendiendo a lo salvaje: Lo bonito del último atentado

Gracias al atentado de hace un par de días a Óscar Landerretche, presidente del directorio de CODELCO, ha ganado visibilidad el grupo terrorista autodenominado Individualistas tendiendo a lo salvaje, pero la verdad es que esta asociación tiene poco de nuevo, y puede que lo que acabamos de presenciar sea lo que los termine por condenar.

Provenientes de México, comenzaron sus andanzas en ataques de diversa índole por el año 2011, utilizándolos como medio de difusión de su ideario extremista, lo que tuvo repercusiones que los llevaron a unirse con diversas células amigas formando el 2014 un nuevo grupo llamado reacción salvaje. Podemos ver su historia, contada por ellos mismos:

“Seguimos siendo los mismos, los responsables de dejar tuerto a un trabajador de la UPVM en Tultitlan durante nuestro primer atentado, los que dejamos con heridas graves dos tecnonerds del Tec de Monterrey en Atizapán, los que penetramos el Cinvestav de Irapuato, los que le metieron una bala en la cabeza al biotecnólogo en Cuernavaca, los que enviaron explosivos a los hipócritas de Greenpeace, los que hirieron con una carta-bomba a un catedrático de la UPP de Hidalgo, todo esto y más en 2011.

Somos los mismos, los que enviaron un paquete-bomba a los neurólogos del ITAM en DF, y que las autoridades silenciaron (como algunos otros actos más) en 2012.

Somos aquellos, los mismos que aterrorizaron a los investigadores del IBT de Cuernavaca con un explosivo hecho llegar hasta el instituto perteneciente a la UNAM, los responsables de que el trabajador que robó nuestro paquete-bomba de un buzón en Tlalpan resultara herido, esto en 2013.”

Un año después este nuevo jugador se terminaría por disolver, por lo que el grupo que tanto ha llamado la atención estos días viene a ser el pequeño ave fénix que resurgió de sus cenizas.

panic_and_hysteria

Para entender que pasa por la mente de estos individuos, nada mejor que escucharlo directamente de las líneas que surgen entre sus asociaciones laxas:

“Persistimos en esta Guerra Declarada contra el Sistema Tecnológico, contra los que lo mejoran y lo sustentan. […] Nuestros actos están pensados en aterrorizar, herir, mutilar y asesinar a los mencionados objetivos.”

Hemos echado a la basura el racionalismo y el cientificismo que nos caracterizaba en nuestros primeros comunicados, ahora nos enorgullecen nuestras raíces Paganas y nos creamos deidades a partir de vivencias personales en la naturaleza y en sus procesos cíclicos.”

“En resumidas cuentas, ITS es un grupo eco-extremista, formado por individualistas contrarios a los valores (igualdad, humanismo, progresismo, etc.), y establecimientos morales del Sistema Tecnológico y su constante Progreso”

Podría comenzar a desacreditar lo ridículo de sus postulados, pero me parece que son suficientemente disparatados como para no necesitarlo. Lo que si me molesta es que luego de haber escrito ya alguna vez recalcando en algunos casos la necesidad de la existencia de entes eco-terroristas, ITS venga ahora a autocalificarse como uno, cuando es evidente que no son más que la máxima expresión de un delirio psicótico en un discurso carente de sentido. Tendiente a lo salvaje, quizás, pero de la forma más burda posible, una que nace de la inyección de altas dosis de ignorancia y odio en este delirio irreflexivo.

Cuando pensábamos en las maravillas que nos podría traer internet, olvidábamos de cómo estos pensamientos aberrantes que antiguamente se disparaban en entes aislados de forma natural, ahora tendrían asidero para encontrarse y organizarse a través de esta red de conexiones digitales. Porque es evidente que tal como utilizan la tecnología que tanto menosprecian para construir sus artilugios explosivos, su potenciación no sería posible sin ella, y es que probablemente ahora mismo estén jactándose de sus atrocidades acompañados de emojis en whatsapp.

paquete-bomba-landerretche

Esta triste canalización de seres frustrados y carentes de suficiente atención ya había tenido consecuencias en Chile. De hecho fue hace menos de un año que se instaló un aparato incendiario en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile. Volvamos a recurrir a sus propias palabras para intentar comprenderlo:

La FCFM con su innovación tecnológica y sus últimos avances en la ciencia, contribuye día a día en la perpetuación y perfección del tecno-sistema. […] representa inequívocamente progreso y civilización en su más alta expresión. De ahí nuestro regalo incendiario abandonado el día miércoles 6 de Abril, por el segundo grupo activo de Individualistas Tendiendo a lo Salvaje en Chile.”

Tanto sus reconocidos profesores con sus magísteres en el extranjero, como sus paupérrimos estudiantes son parte de la subyugación de la naturaleza salvaje y merecen lo peor.”

Y de aquí se desprende lo bonito del último atentado.

En Chile, la ciencia se ha dejado de lado negligentemente por los representantes del estado, y no es por una decisión consciente de no respaldarla, sino una muestra del poco respeto que se le tiene, de la poca relevancia que se le adjudica en nuestra cultura. Es tan así que luego de tal atentado frustrado no hubo ningún tipo de escándalo en los medios tradicionales de comunicación, ningún amague de sospechoso o detenido, sino sólo el patético intento de la misma facultad de reformular sus protocolos, de instalar torniquetes en sus entradas principales, como si eso fuera a detener a un acérrimo convencido de que su locura es correcta.

Lo bonito es que esta vez la agrupación ha cometido un error. Ha embestido un ataque extremadamente visible, uno hacia una persona poderosa, de esas que nuestra estúpida idiosincrasia si respeta, y que, por tanto, tendrá las más inexorables consecuencias. Lo bonito es como su soberbia salvaje, en su ilusión de defensores de la naturaleza, les llevó a pensar que sería una buena idea enviar ese paquete. La verdad es que no hubo ningún muerto, y tampoco detendrán ningún proceso que actualmente CODELCO esté llevando a cabo, y es entonces que nos podemos dar cuenta que fue un precio muy pequeño el que estamos pagando a cambio de la exposición de sus entrañas, y es que ahora serán varios quienes estarán tras ellos, y ahí reside la esperanza, porque su misma ignorancia tecnológica será la que termine por delatar sus pasos.

Acerca de la infidelidad como atenuante de homicidio.

El pasado miércoles 6 de abril, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Ovalle falló sobre el caso de Marco Olmos, quien intentó asesinar a su esposa tras haberse enterado de que ella le había sido infiel.

Revuelo causó de inmediato en la ciudadanía el que los cinco años de cárcel hayan sido reemplazados por cinco de “libertad vigilada intensiva”, al considerar como atenuante la noticia que acababa de recibir. Asimismo, organizaciones avocadas al apoyo de la mujer, como el SERNAM y el PRODEMU manifestaron abiertamente su repudio, calificándola como una expresión más del machismo del Chile actual.

No puedo estar más de acuerdo y sumarme al amplio rechazo de la medida adoptada por el Tribunal, sin embargo, probablemente difiriendo en la lectura, o al menos en las motivaciones que suscitan este rechazo.

mujeres-femicidios-3

Me parece precipitado afirmar que en este caso el machismo sea realmente el móvil de la agresión, y aunque así lo fuera, de todas maneras merece ser separada la crítica hacia este tipo de discriminación, del resultado expresado por un tribunal.

Más de alguno dirá que lo que llevó a este hombre a cometer el delito fue la posesividad sobre la mujer, y dar el salto dialéctico a afirmar que aquella es una muestra de machismo y misoginia, que de esta forma lo relevante del caso es que se está justificando el machismo a través de la resolución del tribunal, y que esto no es más que una muestra de la repugnante sociedad chilena.

Pero permítaseme diferir de aquél análisis. Comencemos entendiendo que la relación monógama, más aún expresada en forma de matrimonio, es en la práctica un contrato social, uno que incluye la fidelidad como uno de sus pilares, y -fuera de si uno se identifique con él o no- requiere del acuerdo mutuo para ser llevado a cabo. Entendiendo el valor que una persona que lo suscribe les da a este pacto, es comprensible que la noticia haya podido ser en efecto un gatillante emocional intenso. ¿Eso justifica acaso su reacción? Absolutamente no. Pero la pregunta que me quiero hacer es otra, ¿Podemos entonces afirmar que la consecuencia final de este arrebato haya sido producto de su odio al sexo femenino? Y ese es el punto. La respuesta es un rotundo NO. Lo único que podemos decir con certeza es que el hombre tiene una evidente inestabilidad psíquica que lo convierte en un peligro para la sociedad ante cualquier estímulo fuera de su cotidianidad. A lo que intento llegar con esto es que me resulta preocupante el que -a pesar de que reconozco al machismo como un problema inherente en nuestra sociedad- existe la tendencia a adjudicarlo como patrón en cada acto humano, ya que eso tiene dos consecuencias nefastas. En primer lugar, que cuando se aplica indiscriminadamente, se trivializa su real impacto. En segundo lugar, y más cercano a este ejemplo, es que puede sesgar o desviar el análisis de un problema de gran trascendencia para nuestra convivencia, como lo es la violencia, el homicidio, y además en este caso específico, el de la tipificación de un atenuante así en el código penal.

El artículo 11 N° 5 del Código Penal, bajo el cual se amparó la decisión, establece como atenuante de responsabilidad el “haber obrado por estímulos tan poderosos que naturalmente le hayan causado arrebato u obcecación”. Me pregunto entonces, ¿Cómo puede un Juez razonablemente definir si un estímulo es efectivamente tan invalidante? No parece una tarea sencilla a simple vista, más aún creo que una aseveración tan vaga no permite ningún tipo de lectura más objetiva, ahí radica el problema, y este caso es un claro ejemplo al respecto.

9fe58d830e18e24ed1880652b2ed2be0

¿Cuantos asesinatos ocurren en estados emocionales exaltado? Las cifras son abrumadoras, la mayoría de estos se suscitan bajo los efectos de un arrebato emocional, o bajo el de alguna drogas. Y no es más que lo esperable. Para que una persona intente acabar con la vida de otra necesariamente tiene que encontrarse en un estado psíquico alterado, ya sea por una circunstancia momentánea, o de forma basal secundario a una enfermedad psiquiátrica, como algún grado de psicopatía que lo lleve a calcular fríamente su acto. Podrán imaginarse cuál de los dos escenarios es en efecto más común.

Entonces el problema que surge es que no hay forma de justificar un caso sobre el otro. Es indiscutible que el hombre actuó apasionadamente tras el shock de enterarse de la infidelidad, por lo que, estrictamente hablando, siempre podrán defender el haberse apegado al artículo. Por tanto, parece que lo que cabe cuestionarse es si realmente resulta adecuada la existencia de este atenuante en el código penal. A mi parecer, no.

El femicidio fue creado para referirse al asesinato de mujeres por razones de género. Entendiendo lo anteriormente expuesto, no podemos en efecto afirmar que lo que presenciamos fue realmente un femicidio frustrado. Y de tal manera, el debate se debe centrar en como comprendemos el problema de la violencia, y como lo enfrentamos. Este neologismo me parece de validez lingüística, como método de visibilización de una problemática, pero me parece compleja su adopción jurídica como existe en chile con la Ley N° 20.480, que prácticamente resulta un contraproducente giro de discriminación inversa, como si el sexo de la víctima pudiera de alguna forma determinar mayor gravedad en el acto; pero bueno, supongo que ese es un tema extenso, que probablemente merece un análisis aparte.

En resumidas cuentas, quiero expresar lo difícil que se me hace conciliar que el tema se centre en el machismo, cuando termina siendo que el hecho es que alguien pudo haber terminado sin vida, sin importar el sexo de aquella persona. Espero que la fiscalía utilice el recurso de nulidad del que dispone, y pueda trabajar por el que esto no sente precedente para futuras decisiones judiciales.

Recientemente Gabriel León, Director del Centro para la Comunicación de la Ciencia de la Universidad Andrés Bello, escribió una columna denunciando el curso próximo a realizarse titulado “ADN Básico”; preocupado, entre otros, por la falta de espíritu crítico y desinformación de los eventuales asistentes. Sin embargo, esta mañana me encuentro con la noticia de que Maike Sierra, supuesto contactado extraterrestre y sanador, llevará a cabo un taller de “Sanación Cuántica Avanzada” ni más ni menos que en una reconocida Universidad Estatal del sur de nuestro país. Esto por la módica suma de 120.000 pesos, por supuesto, con descuento para estudiantes. Me pregunto entonces, si ni siquiera los -en teoría- centros intelectuales de una sociedad están a la altura de no permitir sinvergüenzuras de este calibre, ¿Qué esperanza podemos permitirnos para el resto de la población?

Control de identidad preventivo

La llamada “Agenda Corta Anti-Delincuencia” fue votada en su totalidad en el senado el día 5 de abril, por lo que este lunes comenzaba el trámite legislativo en la cámara de diputados. El tema de la delincuencia es arduo y de muchas aristas, pero hay un punto de este proyecto en particular que ha generado grandes divisiones en la esfera de la opinión pública, y me refiero al “Control de identidad preventivo”.

La discusión en forma simple se remite a si vulnera o no derechos fundamentales de los ciudadanos. Incluso la Oficina para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) ha mostrado su preocupación al respecto.

Para mí, sin ser abogado, el análisis solo se puede remitir a cada una de las facultades que estas indicaciones le darían a carabineros, y como estas podrían vulnerar esos derechos, por lo que pasaré a resumirlas.

2168468-618x376_816x544

Históricamente, luego de la derogación de la detención por sospecha el año 88, se creó el actualmente vigente sistema de “Control de identidad”. El artículo 85 del código procesal penal afirma que la policía podrá “sin orden previa de los fiscales, solicitar la identificación de cualquier persona en los casos fundados, en que, según las circunstancias, estimaren que existen indicios de que ella hubiere cometido o intentado cometer un crimen, simple delito o falta; de que se dispusiere a cometerlo; de que pudiere suministrar informaciones útiles para la indagación de un crimen, simple delito o falta; o en el caso de la persona que se encapuche o emboce para ocultar, dificultar o disimular su identidad”, afirmando que “La identificación se realizará en el lugar en que la persona se encontrare, por medio de documentos de identificación expedidos por la autoridad pública, como cédula de identidad, licencia de conducir o pasaporte (…) En caso de negativa de una persona a acreditar su identidad, o si habiendo recibido las facilidades del caso no le fuere posible hacerlo, la policía la conducirá a la unidad policial más cercana para fines de identificación”, este “no deberá extenderse por un plazo superior a ocho horas, transcurridas las cuales la persona que ha estado sujeta a ellos deberá ser puesta en libertad”.

En resumidas cuentas, incluso el actual sistema conlleva el argumento subjetivo de cuándo se encuentra realmente “fundado” el caso para realizar el control de identidad. Existe un artículo aparte destinado a castigar abusos, pero cabe mencionar que no se limita al control de identidad y por lo tanto no sería reemplazado u omitido en una nueva legislación. Este, el artículo N°255 dice que “El empleado público que, desempeñando un acto del servicio, cometiere cualquier vejación injusta contra las personas o usare de apremios ilegítimos o innecesarios para el desempeño del servicio respectivo, será castigado con las penas de suspensión del empleo en cualquiera de sus grados y multa de once a veinte unidades tributarias mensuales.

Por su parte, la propuesta de “Control preventivo de identidad” continúa siendo que la identificación se realizará en el mismo lugar en que se encuentre, aún será necesario sólo un documento legal, como el carnet de identidad, para así acreditarla. Los funcionarios deberán exhibir su placa e identificarse, y en caso de que el controlado no se idintifique, podrá ser conducido (al igual que antes) al recinto policial más cercano, NUNCA en calidad de detenido, por lo que no podrá ser esposado ni encerrado en un calabozo; y a diferencia del actual, acorta a 4 horas el periodo máximo de retención de la persona. Básicamente, la diferencia radica en que ya no será necesario el que el individuo sea sorprendido in fraganti en un delito, o que necesariamente se le esté involucrando con uno de antemano.

El cambio, en si, no es de gran envergadura. Como reacción negativa a este proyecto he escuchado a muchos haciendo una analogía con la antigua “detención por sospecha”, de la cual si se constan abusos cometidos durante la dictadura militar.  Pero no termina siendo más que una apelación a lo emotivo, ya que lo que se propone es distinto. ¿Cuál derecho es el que se está viendo vulnerado? Esa es la pregunta que habría que responder. ¿Acaso el derecho a pasearme por la calle sin algún medio de identificación? Porque llevar uno sería suficiente para no terminar en la comisaría (salvo que tengas alguna orden de detención loca dando vueltas por ahí). Incluso el proyecto menciona que “El funcionario policial deberá otorgar a la persona las facilidades para identificarse” y habrá un procedimiento estandarizado de reclamo. El andar con mi carnet en el bolsillo o la billetera (cosa que a todo esto, ya deberías estar haciendo), junto con perder 2 minutos de mi tiempo de cuando en vez, no me parece un precio alto a pagar por el encontrar a algún que otro prófugo de la justicia dando vueltas, por pocos que sean.

control

Entonces parece que el punto de la vulneración a los derechos es otro, y lo que si creo más debatible es el si será este un recurso discriminatorio o no. Se indica en el proyecto que “se deberá respetar la igualdad de trato y no discriminación arbitraria. Está prohibido el ejercicio del control de identidad cuando se funde en los motivos indicados en el artículo 2 de la Ley 20.609 “, que corresponde a la ley anti-discriminación. Pero no parece suficiente, es absolutamente entendible que esto no deje tranquilo a todo el mundo, nuevamente queda al criterio subjetivo el cuando será un acto de este tipo o no.

Sin embargo, respecto a la discriminación,  creo que aquí hay un problema de fondo que se está omitiendo, y quizás se está lanzando la caballería contra el enemigo equivocado.

Para entender a lo que voy hay que reconocer dos cosas. En primer lugar, que en Chile existe algo horrible pero cierto, y es que el estatus socioeconómico está íntimamente ligado al origen racial. Por la historia de nuestro país, resulta que las oligarquías y aristocracias siempre se han sustentado en “próceres” extranjeros, mientras que los estratos más bajos se fueron conformando en la práctica por nativos americanos, es decir en nuestro caso, principalmente por mapuches. Lo que es una expresión más de la inmovilidad social existente en nuestro país, y es que de lo contrario hace bastante tiempo que ya no podríamos diferenciar con facilidad entre un estrato y el otro.

El segundo punto es que las condiciones que llevan a que un individuo cometa un delito, están determinadas en gran parte por su contexto, y por tanto tienen un fuerte contribuyente socioeconómico, que lleva a que en todas partes del mundo la incidencia de delitos sea tanto más común en estos sectores, como sean también más perpetradores pertenecientes al mismo.

Es al unir esos dos puntos, en que se vuelve difícil la cosa. Al realizar un control de identidad, es más probable que me encuentre con un delincuente si utilizo criterios de tipo racial para seleccionar a los candidatos. Es ese trasfondo que motiva esa estadística el que sería entonces  fuente de discriminación, no la legislación en si. Las preguntas que nos tenemos que hacer entonces son otras.

Entendiendo el nexo entre ambos hechos, y reconociendo la validez estadística existente, ¿es discriminatorio el que se controlen más personas por un cluster de características físicas?, ¿Nos vemos impedidos entonces de aplicar un sistema así por desigualdades en nuestra estructura económica?, ¿Sería más importante reivindicar esa injusticia haciendo absolutamente aleatorio el sistema de selección de control, a costa de disminuir la efectividad del mismo?. Y dar esas respuestas es la tarea difícil, y es el punto mismo en que de deberían centrar nuestras discusiones. Yo no poseo la verdad ante estas interrogantes, pero tengo una opinión formada, ¿Y tú, qué opinas al respecto?.

Uber o no Uber

Hasta que la polémica llegó a nuestro país. Mientras en gran parte de Estados Unidos se ha regularizado el sistema, Uber en Europa sigue en medio del fuego cruzado entre sus dueños, gremios de taxistas y gobiernos. Con cada vez más penetración en el mercado Latinoamericano, eventualmente la discusión se iba a formar en Chile, la que se afianzó hace pocos días con la primera manifestación de los taxistas tradicionales.

Untitled
Uber alrededor del mundo.

No me quiero extender mucho en el tema, pero creí necesario ahondar un poco al ver tanta efervescencia en las redes sociales, sobre todo en forma de esta reacción ante lo cómodo que nos resulta Uber, con muchos que no se quieren ver obligados a volver a recurrir en el ya típico vehículo amarillo y negro.

Así que analicemos un poco el problema. Por un lado, Uber nos presenta un buen número de beneficios en su forma actual. Podemos pedir fácilmente un móvil al lugar donde estemos, ver como se aproxima y hasta saber cuánto nos costará el recorrido. Ese es uno de los puntos fuertes que posee la aplicación, al estandarizarse con sistema GPS crea una ruta establecida a seguir por el conductor, por lo que nos olvidamos de que nos lleven de paseo, o que hagan uso de los ya conocidos taxímetros adulterados. Otro efecto positivo tiene que ver con la eficiencia, claramente el método tradicional de recorrer las calles en busca de pasajeros no termina siendo muy amigable ni con nuestras calles ni con nuestro aire.

Captura de pantalla 2016-03-23 a las 17

Por otro lado, están los argumentos esgrimidos por las autoridades del Ministerio de Transportes, entidad que dio la orden de multar y sacar de circulación a estos vehículos, ya que no cumplen la normativa legal vigente. Esto no deja de ser cierto, ya que básicamente lo que se está haciendo es evadir impuestos establecidos y prestar un servicio sin siquiera una licencia de conducir profesional que asegure sus aptitudes. Un taxista tradicional hoy en día paga para ser autorizado casi 10 millones de pesos aparte del costo del vehículo, que no puede tener más de 12 años de antigüedad; debe pagar un seguro obligatorio especial para transporte público que ronda los $20.000, además del seguro del auto, y tienen que realizar el servicio técnico 2 veces al año, a diferencia de los particulares, todos costos omitidos por Uber y sus símiles.

Si analizamos de forma más fría la situación, entenderemos que el dinero de cada viaje va en dólares directo hacia la empresa estadounidense, y que por tanto un porcentaje se queda al extranjero, y si es igual que en otros países, evitando pagar impuestos en Chile y llevando el dinero a paraísos fiscales. Finalmente, cuando Uber y Cabify alcanzan una masa crítica de clientes, progresivamente van aumentando su trozo del queque, en forma de comisiones, perjudicando de una manera u otra ya sea a los usuarios o a los conductores que decidieron sumarse a la plataforma.

En resumidas cuentas, la respuesta tan tajante que hemos presenciado por parte de la ciudadanía, con campañas como #UberSeQueda, responden más a una respuesta visceral como usuarios que a una conclusión racional. Tal como el comercio ambulante termina siendo perjudicial, por muy felices que estén sus clientes, tenemos que plantearnos el tema de forma menos superficial. Y es que a pesar de que es verdad que el sistema tradicional de taxis que conocemos tendrá eventualmente que evolucionar y adaptarse a las nuevas tecnologías, esperemos que esto no se haga a costa de un sistema ilegal, que no cumpla estándares de seguridad y que permita la evasión de impuestos, llevándonos de un sistema antiguo, a un monopolio moderno.

¿#LaSaludEsUnDerecho?

Para este jueves 7 de abril, el Colegio Médico junto con el de químico-farmacéuticos, dentistas, y bioquímicos, ha llamado a una movilización que llaman “#LaSaludEsUnDerecho”. En su comunicado de prensa se refieren a los siguientes 3 pilares fundamentales:

  1. Salud debe ser prioridad para el estado
  2. Atención oportuna y para todos los chilenos
  3. Calidad de atención

Afirmaciones vagas, considerando que no van de la mano de ningún petitorio expandido (al menos no abierto a todo público), pero que claramente le parecerán razonables a todo ciudadano común. De que llama, pues llama.

Y eso es básicamente dada la angustiante problemática que se vive en el sector público de salud, la cual no es del desconocimiento de nadie, sobre todo para todos los funcionarios que lo mantienen caminando y, obviamente, para la gran mayoría de la población chilena que hace uso del sistema. Así mismo lo evidencia el Ministerio de Salud, quien este 2016 estima que la falta de especialistas y subespecialistas asciende a los 3.594 médicos. (Más información del tema aquí)

Hasta ahí todo color de rosas. ¿Cómo no adherir a una manifestación tan noble? Pareciera que por fin estuviéramos acercándonos a la transformación de la concepción de salud hacia un derecho social y no un bien de mercado, como pregonamos hasta ahora.

Más aún sorprende el Colegio Médico, quien, conocido por sus prácticas separatistas, esta vez se nos muestra trabajando codo a codo con otros estamentos gremiales.

Pero… Recapitulemos un poco la historia que nos llevó hasta este punto.

1623583

En resumidas cuentas, el conflicto propiamente tal se inició el año 2015, donde se buscaba conseguir mejoras salariales para el sector público, con énfasis en especialistas y subespecialistas. El colegio médico, tomando ventaja de su categoría de peso pesado político, y cercanas relaciones con el ministerio de salud, se convierte en el protagonista de la negociación.

Luego de varias reuniones, propuestas y contrapropuestas, el 07 de Julio de ese año el MINSAL hace entrega del documento final, el que teóricamente gira en torno a 3 ejes:

  1. Condiciones laborales para incentivar la permanencia de médicos y especialistas.
  2. Formación y educación continua del recurso humano médico
  3. Integralidad de la atención en salud y perfeccionamiento de la carrera médica

¿Nada mal, no?

Luego de análisis y modificaciones, el acuerdo COLMED-MINSAL se firma el viernes 31 de julio en el salón Alma-Ata del Ministerio.

Recién el día 6 de enero de este año el proyecto de ley, que modifica la ley N° 15.076 y N° 19.664, ingresa a la cámara bajo el boletín 10490-11. Este, como menciona directamente, tiene dos objetivos, en primer lugar “se pretende contribuir a mejorar los estímulos que fortalezcan el proceso de ingreso y de formación en especialidades […] Para lo anterior, se establecen  nuevos beneficios durante el desempeño de las becas” y en segundo lugar “se perfecciona la carrera y se crean nuevos beneficios económicos para el personal afecto a la ley Nº 19.664 […] se incrementa la asignación de reforzamiento diurno a todos los profesionales de la ley, y se crea una asignación de permanencia para especialistas médicos”. (Puedes leerlo completo aquí )

Desde entonces el proyecto no ha pasado a votación por la comisión de salud. Y esto se debe básicamente, según han reconocido personeros del Colegio Médico, al entorpecimiento propiciado por el resto de los gremios de profesionales de la salud. Esto a causa de que las mejoras salariales simplemente no los incluyen.

Evidentemente molestos, y luego de infructíferas presiones a la ministra Dra. Carmen Castillo, el COLMED envía una carta el día 21 de enero al MINSAL, para solicitar formalmente explicaciones por este retraso. (Puedes ver la respuesta aquí)

Finalmente, el 22 de marzo recién pasado se retira la urgencia Simple del proyecto, lo que termina de desatar la furia del gremio. De esta manera, contra la voluntad inicial de las filas conservadoras dentro de la agrupación, se cede a la unión de colegios que estamos presenciando hoy en día.

Es así entonces como terminan juntándose los equipos comunicacionales de cada entidad, y se decide, por un tema meramente estratégico, el slogan que pulula actualmente en los diarios de mayor circulación: “#LaSaludEsUnDerecho”.

6f7af10029bcf59a35635b8213d55753_L

¿Aún color de rosa?

Aclaro que con este breve resumen no intento desacreditar la validez de las peticiones originales que presentó el colegio médico. Muy por el contrario, esta es la función esperable de la entidad y un reajuste salarial puede ser un objetivo absolutamente legítimo para profesionales que se sacrifican en un servicio de salud que pende de un hilo. Sin embargo, aquí lo que molesta es la poca transparencia. Y cuando digo que molesta, probablemente me quedo corto. La verdad es que resulta inaceptable que se realice una instrumentalización de un tema así de serio, apelando a una necesidad indiscutible de mejoría de la salud, en pro de un objetivo específico y acotado para ciertos gremios.

El problema radica en que adherirse a una causa como esta, significa darle respaldo social a un interés minoritario. Significa permitir que se genere una mesa de trabajo en la que finalmente los que negociarán no tienen el mismo horizonte que el nuestro. En la que sus intenciones limitadas implicarán que ofertas acotadas sean aceptadas, en que no se realicen cambios estructurales y en que ahí se acabe el movimiento.

Sinceramente, creo que no podemos permitir que nos utilicen como fuerza de choque, cuando lo que hay que discutir es mucho más que un par de ajustes salariales. Y es que ni siquiera podemos afirmar que esos 3500 millones de pesos que piden (si, leíste bien, 3500 millones), utilizados de esta forma, vayan a tener un real impacto en el número de especialistas, menos en la atención misma. Hay que recordar que estamos hablando de un sistema que adeuda millones de dólares, que rasguña cada peso, que aquí con lo que estamos jugando es la salud y dignidad de los chilenos y chilenas.