Hace ya una década se instauró en Chile un nuevo sistema de transporte público, el llamado Transantiago. Desde entonces nunca ha habido una buena percepción ciudadana de la nueva modalidad y, aunque ha mejorado su desempeño general, sigue siendo un dolor de cabeza para los santiaguinos, con un 37% de los usuarios pasando más de una hora hacinado en cada viaje.

El costo del pasaje ha aumentado casi un 70% durante estos años, mientras que el tema que me lleva a escribir hoy, la evasión, ha alcanzado la alarmante cifra de un 34.6%, lo que lo deja como el sistema con más evasión del mundo.

Cuanto uno puede justificar la evasión del pasaje es tema de debate (ya escribí, hace más de un año, lo indigno que resulta efectivamente este transporte). Sin embargo, lo que sí está claro es que hemos entrado en un círculo vicioso nefasto, en donde el aumento del no pago lleva a un alza del precio del pasaje compensatorio, lo que se traduce en aún más disconformidad ciudadana, propiciando la evasión.

1.png

Al respecto, la ministra de transportes y telecomunicaciones acaba de anunciar un nuevo plan de coordinación para evitar este comportamiento. Se trata de campañas de educación y difusión, instalación de torniquetes y zonas pagas móviles, etc. No se habla del costo de la implementación de todas estas medidas, pero podemos imaginar que no será nada barato, lo que se suma a la ya importante cifra desembolsada cada año en fiscalizadores.

El objetivo que se ha propuesto Tapia es la reducción de la evasión a un 30% para el mes de Julio, aunque llama la atención tanto optimismo, considerando que la fórmula parece tener poco de nuevo. Me gustaría hacer otra propuesta.

Tiene que ver con el circulo vicioso que mencionaba recién. En el horario pick un usuario está pagando $740 pesos chilenos por viaje, lo que equivale a más de 1 dólar estadounidense. Sabiendo que sólo el 65% de ellos lo hace, están pagando un excedente considerable por el resto de pasajeros inescrupulosos. Si el fin es disminuir efectivamente la evasión, se me ocurre otra alternativa, y consiste en disminuir el precio del pasaje, pero con una condición.

¿Cuál es mi idea? El gobierno baja el pasaje de $740 a $600 pesos chilenos en horario punta (una reducción del 20%), pero explicitando lo siguiente: esta tarifa se mantendrá SÓLO si la evasión se reduce -al menos- a un 15% en los siguientes 3 meses, caso contrario volviendo a los $740 originales.

bip-transantiago-1-1200x600

De llegar a esta cifra, podemos asegurar que el sistema no estaría perdiendo dinero, al mismo tiempo de que el usuario promedio tendría un ahorro significativo en gastos por transporte. Podemos ejemplificarlo así: considerando 2 viajes diarios, una persona pasaría de gastar $44.400 a $35.520 pesos mensuales, ese ahorro de $8.880 pesos representa cerca del 30% de una canasta básica de alimentos.

¿Y cómo funcionaría? En primer lugar, cortando el ciclo de alza de las tarifas. Esto de por si contribuye a que más gente esté dispuesta a pagar, pero el punto más relevante es el siguiente: el beneficio impacta a toda esa mayoría que actualmente si paga su pasaje, lo que, sumado a la conciencia de que la continuidad de tal beneficio depende del cambio conductual de todos los ciudadanos, crea una presión social significativa para fomentar el pago del pasaje, ¿Qué mejores fiscalizadores que los propios usuarios?.

No suena descabellado, es un plan factible de implementar que, de funcionar, solo trae consecuencias positivas (e incluye una salida ya determinada en caso de no hacerlo). Esto nos permitiría además disminuir paulatinamente el gasto en otras medidas (como los cientos de fiscalizadores externos), destinando ese dinero a lo que realmente importa, mejorar la calidad del transporte público.

La movilización es algo fundamental en la calidad de vida de la ciudadanía, y mientras sigamos gastando gran parte de los recursos humanos y financieros disponibles  en luchar contra esta problemática, en lugar de en mejorar el servicio mismo, los niveles de estrés seguirán por las nubes.

Anuncios

3 comentarios en “Una propuesta para el Transantiago (o cómo disminuir la evasión bajando la tarifa del pasaje)

  1. otra opción es vender planes de tarjetas con costo fijo mensual, entonces puedes viajar mas de dos veces al día sin pagar más…. o quemar el ministerio de transporte y ponerle mimbre a las micros

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s