El Guardián de la Salud: publicidad pseudocientífica disfrazada de periodismo.

Este escrito nace de un tema que comenté en el segundo capítulo del nuevo podcast de la Asociación Escéptica de Chile (AECH). La serie está resultando bastante interesante :), pueden escuchar el episodio AQUÍ.

El Guardián de la Salud es un “periódico” chileno dedicado a la medicina alternativa. Disponible en gran número de kioscos, durante mis trayectos diarios suelo toparme con  sus portadas y disgustarme un par de segundos. Creía que ya me estaba haciendo tolerante a tanta estupidez, sin embargo, la portada del mes de enero logró sorprenderme (aún para ser ellos).

Esta es la portada, ¿Notan algo extraño?

tapa_153guardiandelasaludNo, no es a nuestra querida diputada Girardi despotricando contra las vacunas. ¿Quizás un poco más cerca?

foto_no_exif(3).jpg

“[…] 10.000 veces más potente que la quimioterapia, previene y controla el crecimiento de células malignas […] […] Es una alternativa para su tratamiento. ”

Para alguien con conocimientos en el área de la salud, probablemente parece una obviedad lo irrisorio de la afirmación, pero es necesario tomar en consideración que esta revista no está destinada a ese público, sino quienes -estando preocupados por su salud- no tienen expertiz en temas de ciencia o terapéutica convencional.

Hacer una comparativa tan osada es absurdo en sí mismo. Así que dicen que es 10.000 veces más potente… Bueno, pero… ¿Qué cual quimioterapia? ¿En el tratamiento de qué tipo de cáncer? ¿Más potente en qué sentido? Y más aún ¿Según qué evidencia? Todas estas preguntas no sólo no son respondidas, no sólo no son vinculadas a una referencia en que lo sean, sino que no tienen la mínima intención de ser contestadas, probablemente porque quien las hace no tiene la más mínima idea de lo que está hablando.

El tema de la quimioterapia es un gancho bastante utilizado por los promotores de medicinas alternativas, principalmente por los conocidos efectos adversos que muchas de ellas causan:  nauseas, caída del cabello, fatiga, etc. Pero demonizarlas es simplemente no entender cómo funcionan, cuáles son sus efectos demostrados, y como existen miles de ellas según la situación clínica en la que el paciente se encuentre. De hecho, si esta milagrosa planta fuera 10.000 veces más potente que la quimioterapia, pues deberíamos preocuparnos, probablemente sería más efectivo para suicidarse que para curarse de algún de tumor maligno.

Que una revista de circulación pública contenga publicidad de ese tipo, podría llegar a ser catalogado como un acto criminal. El texto la plantea como una ALTERNATIVA para el tratamiento, es decir, como un reemplazo de la terapia convencional que puede estar recibiendo un paciente, por tanto puede tener serias consecuencias para su salud.

Cuando comenzamos a avanzar por sus planas, nos encontramos con muchas más aseveraciones pseudocientíficas de terapias milagrosas, curas “naturales” y de cómo la medicina tradicional es una mafia que en realidad nos está robando y asesinando. Podría ejemplificarlo con muchos de sus artículos, pero podemos quedarnos con uno en particular, que sigue la putrefacta línea de la portada recién mencionada:

foto_no_exif(1).jpg

“Mis estudios han demostrado de manera concluyente que las víctimas de cáncer que no reciben tratamiento viven hasta cuatro veces más […]”

Nuevamente, vemos que la revista intenta desincentivar que pacientes (que padecen de patologías tan graves como lo es el cáncer) acudan al médico y reciban una terapia adecuada para su situación. Sería bueno preguntarle a Julián Rodríguez qué opina sobre esto.

Mario Rodriguez, hijo de Julián, consultó al médico hace un par de años, diagnosticándosele leucemia. La indicación clara era comenzar con quimioterapia, pero luego de su primer ciclo (que había resultado exitoso), fue convencido por su madre de rechazar el segundo y optar únicamente por medicina Ortomolecular (que previo a esto había estado siguiendo en paralelo). Meses después la leucemia estaba de vuelta, y ya era demasiado tarde.

“Papá, me he equivocado”

Dijo Mario a su padre una semana antes de morir. Tiempo después Julián Rodriguez creó la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP).

La cita hecha por el Guardián de la Salud hace referencia a un paper del año 1969. Es decir, aun omitiendo la veracidad o no de su afirmación, la información está desactualizada casi 50 años, lo que es una brecha ENORME en medicina. Para entender mejor esto, desde que Jones murió el 78’, se inventó la resonancia magnética, las vacunas contra la hepatitis, e incluso se identificó el virus del VIH. Más aún, los trabajos en que basaba -por aquél entonces- sus afirmaciones ¡son estudios no controlados de los años 30! En esa época teníamos una comprensión muchísimo más pobre del cáncer, las terapias eran extremadamente limitadas, y los diagnósticos se hacían de forma muy tardía.

Un supuesto periódico publicando a página completa, información de hace casi un siglo, de conclusiones altamente cuestionables, me hacía pensar cual era el móvil detrás de estas publicaciones.

Fue otro artículo el que me dio la respuesta, uno en que una tal ¿psicóloga? llamada Patricia Rojas decía:

“[…] se va haciendo un proceso de modulación de la psiconeuroinmunoendocrinología, trabajando también los conflictos psíquicos, de dónde viene el origen de tu cáncer.”

Tal cual. “De donde viene el origen de tu cáncer”. Pero no fue esta oración la que me iluminó, lo interesante estaba -literalmente- bajo la entrevista: una publicidad de un tal Medizone, “Centro de medicina biológica y Ozonoterapia”. ¿Qué tiene esto de relevante? Pues que este centro resulta estar bajo la dirección de… (redoble de tambores) ¡Patricia Rojas!

Entonces decidí hacer un ejercicio. Tomé papel y lápiz y anoté cuantos reportajes estaban directamente asociados a publicidad del producto o servicio que plantean como alternativa. ¡Voilá, un 58% de ellos! En otras palabras, más de la mitad de los escritos eran básicamente publicidad disfrazada de periodismo (y periodismo del malo).

En la portada, la entrevista a Girardi se titula “Vacuna e intereses creados”, pero aquí todo hace pensar que los que tienen “intereses creados” son otros.

El director del diario es Gonzalo Carrasco, fisicoculturista e ingeniero en ejecución de alimentos. Mientras que la segunda al mando es Ruth Amber Modra, quien es -nada más ni nada menos- que su pareja. Pero investigando más encontré un dato interesante, este no es el único cargo de Ruth, sino que ella es además directora comercial de Aminas Nutrición. ¿Qué sucede con Aminas Nutrición? Que esta compañía es responsable del 21% de los avisos comerciales que recién les mencionaba. Aquí ya cada uno puede ir sacando sus propias conclusiones.

Lo que me parece divertido es la hipocresía con que actúan estos sujetos. Por un lado, para que se  hagan una idea de lo que nos enfrentamos, en la página web del Guardián de la Salud nos encontramos con los siguientes enlaces:GS.png

Mientras que por otro se lavan las manos, quitándose toda responsabilidad por sus publicaciones. Por favor, tómense el tiempo de apreciar el siguiente recuadro del “periódico”:

Untitled.png

Esto no es cualquier cosa, se está jugando con la salud de las personas, pero lo hacen tras una maniobra audaz, que es refugiarse bajo un gran paraguas que los proteja. Este peligroso panfleto publicitario se viste de periódico con un único objetivo: apelar a la libertad de expresión. Como si de genuinos artículos de investigación se trataran, y fueran portavoces de una terapéutica oprimida que debiese hacerse escuchar.

Ejemplificar la situación con El Guardián de la Salud tiene la intención de servir como puerta de entrada para una reflexión más profunda, que haga que como sociedad nos cuestionemos el límite que debemos asignarles a este tipo de medios. Esta revista es el ejemplo extremo de lo peligroso que puede ser la libertad sin consecuencias en los medios masivos de comunicación.

Estos no son hechos aislados. En medios más habituales, como canales de televisión o diarios de circulación nacional, este tipo de actos emergen de manera regular. Es cosa de ver como los matinales le dan el espacio a verdaderos chantas para que vayan a esparcir la pseudociencia del momento, sin hacerse cargo de los efectos que tal difusión puede desencadenar.

Espero tengamos eventualmente la discusión seria que este tema amerite, y ojalá lleguemos a crear algún día una normativa general que evite este tipo de situaciones de forma sistemática, porque es insostenible seguir controlando la situación de forma puntual y posterior a los hechos, como si una disculpa pública de parte de un canal realmente solucionara el problema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s