[Serie Mindfulness (2)] Ciencia y meditación [parte 2]

Aquí estamos, para terminar de revisar la ciencia sobre la meditación y el Mindfulness (Si no has visto la primera parte, puedes hacerlo cliqueando aquí). En esta ocación nos alejamos de la aridez de los cambios estrictamente anatómicos, para zambullirnos de lleno en como se van modificando distintas funciones cerebrales, y que consecuencias tiene.

leaf-1498985_960_720

Cambios funcionales

Al analizar a individuos meditando bajo la técnica Vipassana (la misma que veremos en los siguientes escritos de la serie), se ha visto una activación de la corteza cingulada rostral anterior y prefrontal medial dorsal, lo que podría explicar las mejoras vistas en habilidades atencionales.

La red neuronal por defecto (default mode network) es una red que se activa cuando no estamos orientados en ninguna tarea externa, es decir, cuando nos dejamos vagar por nuestros propios pensamientos, enfocados en nosotros mismos (mind wandering and self thinking). Un estudio reciente, con un grupo más grande que ensayos previos, comprobó que meditadores tienen una menor activación de esta red. Esto tendría relación con el estado de atención plena, permitiendo regular el flujo de la mentación espontánea.

Estudios han mostrado también que el Mindfulness mejora el rendimiento atencional, especialmente cuando se trata de estímulos inesperados. Incluso 5 días de 20 minutos diarios podrían ser efectivos en este aspecto.

Se ha planteado que existirían mejorías en las funciones ejecutivas (habilidades cognitivas dirigidas hacia una meta) a corto plazo como consecuencia de la meditación. Sin embargo, un estudio reciente lo evaluó agregándole una nueva variable: las expectativas, esto a través de la generación de prejuicios en los distintos grupos de estudio. Se vio que el control de interferencia y la flexibilidad verbal eran moduladas en gran parte bien por estas expectativas, lo que podría explicar hallazgos previos. Aún no tenemos claridad de si existirían efectos en estas funciones a largo plazo.

hero-patient-care

Resultados en pacientes

Aunque en este momento la intención de esta serie es dar a conocer la meditación como un nuevo hábito para personas comunes y corrientes, existe mucha investigación sobre sus efectos en distintos tipos de enfermedades, tanto  en las llamadas “médicas”, como en las psiquiáticas  (lamento contribuír a esta división absurda, pero bueno). Pasemos a ver algunos ejemplos.

Se ha visto que, sumar un tipo de terapia basada en el Mindfulness, produce un efecto significativo al reducir las recaídas en pacientes deprimidos, en comparación con el tratamiento habitual por si sólo; además de reducir los síntomas residuales.

Un punto interesante relacionado es que podría inducir un cambio desde memorias categoriales a memorias específicas. Esto es relevante, ya que las memorias categoriales tienden a generalizar las experiencias, relacionándose a patrones depresivos, mientras que las memorias específicas han sido vinculadas al bienestar psicológico. Por último, se ha observado que reduce el pensamiento rumiante, una de las mayores torturas en que solemos caer.

En definitiva, cuando uno mira las revisiones sistemáticas, el efecto más consistente de la atención plena, es sobre la depresión. Sin embargo, cabe mencionar, existe un análisis que postula que parte de este efecto se debe al conjunto de medidas asociadas al programa de reducción de stress basado en Mindfulness (MBSR), más que a la meditación por si sola.

En el espectro ansioso,  tiene muy buenos resultados en la mayoría de sus trastornos, mientras que no se han encontrado mejorías en pacientes que padecen de estrés post-traumático. Sería útil también para trastornos de somatización.

En cuanto a enfermedades “físicas” (agh, y sigo cayendo en esta separación absurda), ha tenido muy buenos resultados para el manejo psicológico (ansioso, de estrés y depresión) de los pacientes con cáncer. Lo mismo sucede en otros trastornos, como la fibromialgia. Ayuda también a disminuir la presión arterial, mientras que en pacientes con dolor crónico colabora enormemente a disminuir el malestar, mejorando incluso la funcionalidad de estos pacientes.

postal-1348465_960_720

Resultados en personas sanas

Evidencia muestra que existe una correlación entre la experticia en meditación, y respuestas empáticas. Por ejemplo, ante un sonido con contenido emocional tienen un mayor aumento del diámetro pupilar y activación del sistema límbico.

La meditación ha demostrado reducir la ansiedad en personas sanas. Pero, sin lugar a dudas, el efecto más marcado del Mindfulness es sobre el manejo y la reducción del estrés. Junto con esto, disminuye la experimentación de emociones negativas, aumentando el bienestar general. Mejora todos los parámetros de bienestar psicológicos generales, la depresión y rumiación mental; aumenta la sensibilidad interpersonal, y las personas muestran mejoras en todas las áreas relacionadas a la auto-representación  y auto-estima.

Existen problemas catalogados como “de lógica“, estos se resuelven a través de una serie de pasos incrementales. El contrario son los llamados “Insight problems”, donde el uso de la experiencia pasada resulta un obstáculo para resolverlos, ya que su solución se encuentra reestructurando el problema. Para que se entienda mejor, son el tipo de problemas en que la respuesta suele aparecer espontánea y abruptamente en nuestra cabeza, como el clásico ¡Cómo no lo vi antes!. Ante la evidencia de que los procesos verbales-conceptuales dificultaban la resolución de los Insight problems, un grupo teorizó que el Mindfulness, al involucrar una atención no-conceptual, podría colaborar al respecto. Los resultados fueron asombrosos: efectivamente los meditadores avanzados eran mejores resolviendo este tipo de situaciones (mientras que no existían diferencias en cuanto a problemas de lógica habituales).

Una revisión de la literatura publicada en la revista Nature, destaca evidencia sobre el fortalecimiento de los mecanismos cognitivos de control prefrontal, lo que modificaría la actividad de áreas relacionadas al afecto, como la amígdala. Pero más interesantemente aún, se encontró que el panorama cambiaba al analizar a meditadores expertos, estos al parecer dejaban de usar el control prefrontal sobre las emociones, pasando a tener una regulación emocional directamente a consecuencia de un cambio en el sistema límbico.

La misma revisión también comenta los hallazgos sobre la disminución de la conectividad entre las regiones cerebrales ejecutivas y las relacionadas al dolor. Así como también pareciera haber un desacople funcional que disminuye los síntomas de abstinencia en fumadores.

Los meditadores tienen un menor apego a las cosas. El desacople entre la ínsula derecha y la corteza prefrontal medial y dorsolateral, ha sido interpretado como un viraje desde el procesamiento auto-referencial hacia un análisis más objetivo y desapegado del yo. Uno de los puntos, bajo mi perspectiva, más interesantes.

2E2ACF9000000578-3306693-The_Spaceflight_Effects_on_Neurocognitive_Performance_Extent_Lon-a-12_1446811329257.jpg

Conclusiones

Como dije, tardó, pero llegó. El tema es fascinante y existe una cantidad creciente de evidencia sobre el Mindfulness, –para nuestra alegría- cada vez  obtenida con mayor rigurosidad científica. Vimos que se han estudiado los cambios estructurales, como su consecuencia funcional, y todo apunta a que efectivamente nos encontramos con una técnica que trae beneficios para su inspirado practicante.

Pero eso va más allá, porque una persona feliz, menos estresada, menos apegada a las cosas, y con más consciencia de sí mismo y su entorno, tiene un efecto positivo también en el núcleo en el que se desenvuelve, en la sociedad en que se encuentra inmerso, ayudando, a fin de cuentas, a hacer de este lugar uno un poquito mejor.

Para ti, que llegaste hasta este punto, frente a -probablemente- tanto nombre y dato extraño, existe una cosa más que nos ha enseñado la ciencia sobre el Mindfulness. Hablo de un respaldo motivacional al redactar esto, y es que efectivamente puedes aprenderla por ti mismo, aplicarla y obtener resultados. Es más, se ha demostrado que existe poca diferencia entre la ayuda que te puedes dar tú mismo y la que te puede proveer alguien cara a cara. Esa es la razón por la que le estoy dedicando tiempo al tema. Porque así fue mi experiencia, y porque creo que dentro de mi novatez e ignorancia, puedo facilitarte algunas herramientas o conocimientos básicos para que decidas, y puedas tomar los primeros pasos acompañado. Un abrazo, y nos vemos en el próximo capítulo!

<- Ir al módulo anterior de la serie 

Ir al siguiente módulo de la serie ->

Anuncios

3 comentarios en “[Serie Mindfulness (2)] Ciencia y meditación [parte 2]

  1. Buen texto papu le daria 5 estrellas pero le faltó más maincra.
    No, pero hablando en serio, he leído todo lo que has escrito respecto a este tema, lo encuentro muy interesante y espero que pronto publiques más sobre esto y cómo aplicarlo. Gracias por todo el tiempo que le has dedicado, puedo notar el trabajo que te has dado y la motivación que tienes al respecto para mejorarle la vida al resto.

    Me gusta

    1. Jajaj Gracias por el feedback, tendré más Minecraft en cuenta para la próxima dosis. Efectivamente ha pasado un tiempo desde el primer post, pero nada de que preocuparse, durante esta semana publicaré el inicio de la visión más práctica.
      Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s