[Serie Mindfulness (2)] Ciencia y meditación [parte 1]

*Advierto que este tema contiene bastante información condensada, soy totalmente responsable si les resulta denso o tedioso, pero parecía necesario hacer un análisis lo suficientemente amplio y completo. De todas maneras, si se aburren demasiado, pueden omitir algunas partes, por esta misma razón decidí finalmente subdividirla en dos partes, si no tienen tanta energía, recomiendo leer la segunda. Será en todo caso el único de la serie de estas características, así que no se desanimen!

** Toda aseveración empírica está vinculada al artículo original, me pareció que sería más cómodo hacer un click para ahondar en el tema, más que ir al final del texto intentando encontrar la bibliografía específica.


20140322_brain

Tardó, pero llegó. Como dije al inaugurar esta serie (si no leíste la primera parte puedes hacerlo AQUÍ), mi intención es lo más lejano a incentivar la meditación como parte de una práctica religiosa, menos aún como un hábito inútil. Sabemos, y si no lo tenían claro se los digo hago ahora, que la meditación no es fácil. Requiere tiempo y dedicación, justo en épocas de escasez de tiempo y energía. Por lo que resulta imprecindible saber realmente que sucede y que potenciales beneficios tiene, veremos entonces un poco de cómo el Mindfulness puede cambiar nuestro cerebro y –si tenemos la disciplina suficiente- nuestra vida.

Las dificultades

Quisiera comenzar siendo lo más sincero y realista posible, para eso, me gustaría explicitar las limitaciones que existen hasta ahora en la evidencia acumulada. Por mucho que me gustaría decirles lo maravillosa que es la meditación, este tema está relativamente en pañales dentro de la academia, por lo que algunas de las cosas interesantes y prometedoras que se han encontrado aún son preliminares. Lo bello es que queda mucho todavía por descubrir.

Una de estas limitaciones es lo que se conoce como sesgo de publicación, lo que significa que, al analizar los estudios publicados, extrañamos la presencia de algunos con resultados menores o negativos. Por otra parte, una gran porción de las investigaciones han sido transversales y no longitudinales, es decir, la mayoría de las comparaciones son entre grupos en un momento determinado, sin el seguimiento evolutivo en el tiempo. Esto complica el interpretar causalidades, además de posibilitar otro tipo de sesgos. (Para que se entienda de mejor manera: uno de los hallazgos tiene que ver con diferencias estructurales entre los cerebros de meditadores y no meditadores, pero dado el diseño transversal del estudio, no podemos descartar que, por ejemplo, esta se deba a una diferencia previa que determinara una mayor tendencia de tales sujetos a meditar por periodos prolongados, en lugar de ser el resultado de el ejercicio constante de la meditación). Para nuestra alegría, las publicaciones más recientes han comenzado a subsanar esto, y será lo que seguiremos viendo en los próximos años.

w

Teniendo esos puntos clarificados, sigamos adelante

Cambios en las ondas cerebrales

La actividad eléctrica que ocurre a nivel neuronal en la corteza cerebral puede ser medida a través de un Electroencefalograma (EEG). Las ondas Alfa (entre 8 y 12 Hz) y Theta (4 – 8 Hz) han sido vinculadas a distintos grados de relajación y son encontradas comúnmente en los estados meditativos. Asimismo, algunas prácticas de meditación han mostrado una asimetría interhemisférica, manifestada a través de la activación alfa hacia el lado izquierdo anterior, lo que se ha relacionado previamente a emociones positivas.

Existe una escala diseñada para intentar estandarizar el nivel de atención plena de una persona, conocida como Mindfulness Attention and Awarness Scale (MAAS) (comprenderan que tal punto, al tener un componente subjetivo esencial, es el más difícil de objetivar y medir). Un estudio encontró una correlación significativa entre el poder de las ondas gamma de alta frecuencia (de entre 100 y 245 Hz) que se observaban durante la meditación y el puntaje posterior en tal escala..

Cambios estructurales del cerebro

Resulta sorprendente el que estudios de neuroimagen muestren cambios significativos del tamaño y grosor de ciertas estructuras cerebrales en personas que meditan. Estos cambios se pueden deber tanto a aumentos en la densidad de la sustancia gris, como en la integración de las fibras (o ambas en conjunto). Esto es importante porque se ha demostrado previamente la relación entre cambios estructurales y cambios funcionales, tanto en animales como en personas.

Se ha observado, que la meditación podría tener un efecto protector cerebral, disminuyendo la declinación de la materia gris que se produce con la edad .

2

Una revisión y meta-análisis de los estudios publicados hasta el año 2014, encontró que existían varias regiones que son consistentemente reportadas con cambios en personas que realizan meditación, entre ellas:

Finalmente, un estudio en personas comunes y corrientes, determinó que un nivel más alto en el MAAS estaba asociado a una amígdala derecha (cerebral, por supuesto) más pequeña. Efecto que se vio aún luego de corregir por factores demográficos y psicosociales. Lo que explicaría en parte las diferencias en los niveles de estrés de estas personas.


Vemos entonces como el cerebro, gracias a su plasticidad neuronal, se ve modificado por una práctica tan ancestral, basada alguna vez puramente en la experiencia. Las neurociencias han abieto un camino que nos permite comenzar a comprender realmente qué es lo que pasa en el sistema nervioso de un practicante, pero por mi intención de mantener los post en dosis digeribles, dejaré para una segunda parte de ciencia y meditación todos los cambios funcionales que se han descubierto y como esto impacta tanto a pacientes como a gente sana, como tu, o como yo.

<- Ir al módulo anterior de la serie                                                      Ir al siguiente módulo de la serie ->

Anuncios

3 comentarios en “[Serie Mindfulness (2)] Ciencia y meditación [parte 1]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s